viernes, 12 de mayo de 2017

Recomendación de cuentos: texturas con TOCA,TOCA

Como sabéis, para mí los cuentos son una herramienta útil en todas y cada una de las etapas del desarrollo de los niños, aunque hay que conocer todas sus características a la hora de seleccionar los más adecuados según la edad. Por eso hoy os traigo una recomendación para los más pequeños de la casa. Se trata de la colección "TOCA, TOCA" de la Editorial Combel. 

Se trata de una serie de libros con textos y rimas sencillas, colores muy llamativos y texturas que invitan a grandes y pequeños a explorar y descubrir el placer de los cuentos. Desde el nacimiento, el tacto es una de las principales fuentes de información de los bebés y es por ello que debemos sacarle el máximo partido. A su vez, la vista va desarrollándose a medida que se estimula e igual de importante es ofrecerle estímulos lo más variados posible. 

La colección cuenta con 20 títulos diferentes, pero hoy os enseño algunos de los que tenemos en casa para que podáis ver de lo que hablo. 


Por un lado, tenemos el "Libro Juego", lleno de solapas, espejos, texturas y colores vivos. Además, en él aparecen numerosos objetos/animales con los que aprender vocabulario, sus onomatopeyas y algunas acciones sencillas. Es toda una experiencia para la vista y el tacto de los más pequeños, y al no tener un hilo narrativo podemos simplemente nombrar elementos, explorar sus diferentes páginas y perdernos en él. 





Nuestra última adquisición ha sido el título de "Libro Carrusel" y se ha convertido muy pronto en nuestro preferido. Se trata de un libro desplegable que se puede abrir completamente para que los peques jueguen con él durante los ratos que pasan boca abajo potenciando la motricidad gruesa y fortaleciendo los músculos del cuello, la espalda y los brazos. 




En él, además, encontramos nuevamente diferentes texturas, elementos de la vida diaria para ampliar vocabulario y un agujero para iniciar el juego del cucú-tras y la permanencia de objeto. 




Si aún no os habéis decidido por sus primeros cuentos, os animo a que echéis un ojo a esta colección porque merece la pena. Nosotros ya tenemos unos cuantos... ¡pero no descarto hacerme con todos! 

Os dejo un enlace donde podéis comprarlos a través de AMAZON. ¡A leer, a tocar!

              

martes, 2 de mayo de 2017

La Atención Temprana: derivación, tipos de centro, metodologías...



Cuando una familia es derivada a un centro de Atención Temprana o acude porque sospecha que su pequeño no aprende ciertas habilidades al ritmo que debería, se encuentra en un mar de dudas sobre qué ocurrirá a partir de ahora. 

Por eso, hoy haremos un recorrido acerca de la estructura y metodología de los Centros de Atención Temprana, las vías de acceso y el recorrido que haremos como familia cuando llegamos allí. 

Si quieres conocer todos estos datos y conocer un poco más acerca de la Atención Temprana, puedes leer el resto del texto en el blog de Iwannatoy donde colaboro. 

Y si tienes cualquier duda al respecto, puedes escribirme un comentario en esta entrada o enviarme un e-mail. 

¡A por la semana!

jueves, 20 de abril de 2017

Hitos evolutivos, desarrollo del bebé de 3 a 6 meses y maniobras de consolación

Por aquí os dejo un nuevo post en forma de vídeo con los hitos evolutivos del desarrollo del bebé de 3 a 6 meses. En él encontraréis qué habilidades se despiertan en esta etapa clasificadas por áreas: motricidad gruesa, motricidad fina (manipulación, coordinación ojo-mano), sociabilidad y desarrollo del lenguaje.  Además, podréis ver a Samuel en plena acción con algunos ejemplos visuales de varios hitos. 

También encontraréis algunas maniobras de consolación para ayudar a regular la conducta del bebé en este período tan importante de su desarrollo. 

Muy pronto os traeré una recomendación de juguetes y cuentos para esta etapa de 3 a 6 meses, ¡atentos!

Espero que lo disfrutéis y, como siempre digo, que os sea útil.





jueves, 13 de abril de 2017

Ya andará, ya hablará


Todos, de una forma u otra, nos preocupamos por nuestros hijos: su alimentación, su salud, su desarrollo. Últimamente suelo escuchar demasiado estas dos expresiones que encabezan el texto (“ya andará, ya hablará”) y en mi trabajo las oigo todavía más a menudo. Nos encontramos en un momento en el que la crianza natural, el respeto por los ritmos del niño, el movimiento libre… invaden –y a veces incluso condicionan–  nuestra maternidad. En algunos casos, incluso, generan más dudas de las que resuelven respecto a la evolución de los peques.

Sé que estoy entrando en terreno peligroso pero, efectivamente, hay niños que no caminan nunca o que no hablan. Es la realidad, y no podemos cerrar los ojos a ella. Es duro, es triste, y por supuesto nadie quiere vivirlo.

Cuando nos referimos al desarrollo de nuestros hijos, debemos encontrar un punto medio entre la excesiva preocupación (y comparación) y la absoluta esperanza del “ya lo hará”. Del mismo modo que existen percentiles para orientarnos en pesos, tallas… existen tablas de desarrollo que no sirven únicamente para decorar consultas de pediatría o salas de espera de Escuelas Infantiles. ¡Ojo!, que tampoco son “biblias” sobre cuándo un niño debe/no debe hacer determinados hitos, y de no hacerlo convertirse en una dificultad real. Pero pueden servirnos para saber temporalizar qué habilidades van a ir aprendiendo y cómo potenciarlas.

En el texto sobre los signos de alarma hice hincapié en que la existencia de una pequeña dificultad no presuponía un retraso o trastorno como tal, pero es importante valorar qué nos está intentando decir respecto a la evolución de nuestros pequeños. El hecho de que un niño no camine con 18 meses no significa que no vaya a caminar nunca o que lo vaya a hacer en unos días/semanas. Un niño que a los 2 años no tiene un vocabulario lo bastante amplio como para empezar a unir dos palabras puede que hable con total normalidad cuando entre al colegio o que arrastre un retraso en el desarrollo del lenguaje que interfiera más tarde en su lectoescritura.

Cuando los niños tienen una dificultad en su desarrollo, nadie tiene la seguridad de que sea un simple hándicap en un área determinada que se solventará por sí solo en cuestión de meses o si, por el contrario, será la causa de otras dificultades asociadas, derivando en un retraso, o a lo peor en un trastorno.

Con todo esto, en ningún momento se trata de forzar el desarrollo de ninguna etapa ni acelerar el paso a las siguientes, sino de respetar sus ritmos teniendo en cuenta qué habilidades despertar, cómo potenciarlas y dónde establecer ciertos límites entre la preocupación y el descuido.

Son muchos los niños que llegan a los servicios de Atención Temprana con un simple retraso en algún área del desarrollo (o varias), pero también son muchos los colegios o pediatras que nos llaman alarmados por un peque que no ha llegado al servicio a tiempo y ahora las dificultades son más difíciles de apoyar. Cómo evolucionen dependerá tanto de ellos como de su entorno más cercano, las oportunidades de aprendizaje que se le den y el tipo de apoyo que se haga. Hoy en día existe una metodología más centrada en la familia que interviene directamente en el entorno del niño (su casa, su parque, sus abuelos…) y respeta al máximo sus rutinas, introduciendo pequeños cambios y herramientas para solventar las pequeñas dificultades que haya en el desarrollo, evitando que se afiancen.

Con esto solo pretendo reivindicar y desmitificar un poco la figura de la Atención Temprana como tal. El hecho de asistir o ser derivados a un centro de este tipo no presupone la existencia de una discapacidad (algo desgraciadamente muy extendido) o un trastorno. “A mi hijo no le pasa nada” es el lema que escuchamos diariamente, hagamos que ese “nada” sea realmente un pequeño obstáculo a saltar juntos como iguales. Y si ese obstáculo finalmente se convierte en una realidad diaria, que sepamos agradecer el hecho de haber estado atentos al desarrollo de nuestros hijos, porque la detección precoz es una labor de todos.

miércoles, 5 de abril de 2017

El desarrollo de la atención en los niños: recomendaciones de cuentos

Tras aparcar unas semanas las recomendaciones de cuentos y juguetes por edades, retomamos el blog con un acierto de cuentos ilustrados pensando no sólo en la adquisición de nuevo vocabulario, conceptos (colores, números, formas…), el inicio tal vez de la lectoescritura… sino también en la atención de los no tan pequeños de la casa.
La atención es uno de los pre-requisitos del lenguaje (junto con la memoria y la imitación) y apoyarla con la lectura de cuentos es algo muy importante y provechoso. Si además existe una dificultad en esta área, podemos encontrar fichas y cuadernos de trabajo exclusivos para favorecer su desarrollo. Sin embargo, mediante la lectura hacemos que sea algo lúdico y, de una forma no tan directiva, podemos hacer que los niños se sientan más motivados a la hora de trabajar.
Por eso, hoy os traigo dos ejemplos de cuentos ilustrados para trabajar el desarrollo de la ATENCIÓN sostenida y selectiva, entre otras áreas.

Cuando abrí por primera vez los “BUSCA Y ENCUENTRA” de Editorial Flamboyant supe que serían una excelente oportunidad no sólo para admirar, sino para descubrir en ellos sus tres credos: la misión de contribuir al desarrollo de los más pequeños, el mimo y belleza de sus ilustraciones e imágenes y los valores pedagógicos de trasfondo que poseen.

Por un lado, BUSCA Y ENCUENTRA de todos los colores nos da un paseo por el arco iris en sus siete páginas. En cada una, separada por una pestaña para que podamos acceder al que más nos apetezca, encontramos una decena de objetos, animales, frutas y elementos de la naturaleza, todos del mismo color. Además, en la parte inferior, aparece una leyenda con cantidades para que podamos buscar en cada página los elementos que se nombran.
En el BUSCA Y ENCUENTRA formas, rayas, manchas y más se mantiene la misma encuadernación del anterior libro y encontramos seis pestañas con diferentes dibujos (rayas, espirales, puntos…), siendo la última de un solo color, en la que encontraremos un reto memorístico para poner a prueba incluso a los no tan niños: en ella habrá que buscar un elemento que no aparece en las páginas anteriores, así que ¡muy atentos! En el resto de páginas, debemos buscar el elemento intruso que no presenta la misma forma que los demás. Sin duda, un ejercicio de atención muy útil para el desarrollo.
En ambos, el sencillo texto no sólo complementa a la ilustración sino que es quien guía, enseña y plantea para que podamos disfrutar la lectura y admirarla.
Respecto a la edad recomendada, sabéis bien que para mí nada tiene edad y que todo depende del objetivo o meta que nos planteemos. Si bien es cierto que son libros de cartón y en manos de los más pequeños pueden resultar babeados/mordidos, a partir de los 10-12 meses resultarán muy útiles para afianzar el inicio del señalado, la ampliación de vocabulario (en relación a animales, objetos de la naturaleza, alimentos…), posteriormente podemos apoyar el desarrollo de conceptos (colores, formas, números…) y, por supuesto, las habilidades de memoria y atención.

Aquí os dejo un par de enlaces por si estáis interesados en comprar estos preciosos libros:


         



¡Que lo lean (y vean) bonito!

Nos leemos J

lunes, 3 de abril de 2017

LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA EN EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS



Hay historias para cada edad, para cada momento crítico del desarrollo y para cada interés particular de quien la disfrute. Pero no hay edad para empezar a vivirlas, para navegar en ellas y perdernos en sus letras, sus ilustraciones, sus sonidos y sus texturas. Por eso hoy vamos a hablar sobre los cuentos, cuáles son los más aconsejables por edades y cómo sacarles el máximo partido en cada etapa del desarrollo de los más pequeños de la casa.

Si quieres seguir leyendo, puedes encontrar el resto del texto en el blog de Iwannatoy donde colaboro.  

¡Feliz semana!

miércoles, 15 de marzo de 2017

Los reflejos del bebé


Cuando nos convertimos en padres nuestra vida gira en torno a ese frágil e indefenso bebé que llega a nuestras vidas y nuestra principal preocupación es su salud física y psíquica. Muchas veces, incluso antes de que nazca, recurrimos a internet en busca de información sobre el desarrollo, signos de alarma…

Sin embargo, esta parte parece corresponder en cierta medida a los profesionales médicos, los pediatras de Atención Primaria, pues son quienes deben valorar adecuadamente el desarrollo psicomotor del peque desde el periodo neonatal para confirmar o descartar cualquier sospecha de diagnóstico. Además, los reflejos se suelen examinar justo después del nacimiento cuando se realiza el Test de Apgar al bebé (donde se evalúa además el esfuerzo respiratorio, el tono muscular, color de la piel y frecuencia cardiaca, con un valor de 2 puntos cada uno y medidos al minuto de vida, a los tres y a los cinco). La ausencia de reflejos en esta prueba puede ser una señal de que algo no va bien.

Más allá de esta valoración, como padres, podemos conocer mucho más acerca de nuestros bebés si sabemos en qué fijarnos, cómo hacerlo y cuándo. Para ello están los REFLEJOS PRIMITIVOS, que preceden a los movimientos voluntarios y al desarrollo de las reacciones de equilibrio. Estos reflejos, deben desaparecer para que la actividad voluntaria se desarrolle.


Existen reflejos primarios y secundarios, y cada uno aparece/desaparece en una determinada etapa del desarrollo. Si quieres saber qué son, cómo evaluarlos en tu pequeño y a qué edad corresponde cada uno, aquí te dejo un vídeo totalmente práctico para que aprendas a reconocerlos.